viernes, marzo 28, 2008

Rooibos, el llamado té rojo...


A decir verdad, el té Rooibos (se pronuncia «roibos») o té del Arbusto Rojo, como también se lo conoce, no es verdaderamente un té, sino que es una hierba autóctona de la zona de Cederburg, en Sudáfrica. Rooibos en idioma afrikáans significa arbusto rojo. A raíz de la explosión producida por la publicación masiva de los beneficios que tiene a nivel de la salud, las exportaciones de este producto han crecido en más de un billón de dólares desde mediados del siglo pasado.

Esta hierba no tiene cafeína y sólo la mitad de tanino que el té común. Se realiza una infusión con agua caliente a 92 grados durante 5 minutos, que se puede tomar caliente o fría, y a diferencia del té o del café, tiene la ventaja de contener poderosos antioxidantes y minerales que equilibran el sistema nervioso. Además, al no poseer ácido oxálico, no irrita los riñones.

Científicos japoneses, que realizaron estudios en la década del 60, descubrieron que el Rooibos contiene un poderoso antioxidante, similar al SOD, que se supone retarda el envejecimiento, y quercetina, que supuestamente posee potentes propiedades anti-inflamatorias.

También se encontró que el Rooibos tiene aspalatina, que contrarresta los procesos ateroescleróticos que llevan a las enfermedades cardíacas.

Las investigaciones continuaron a lo largo y a lo ancho de todo el mundo. Los franceses encontraron las lociones capilares que contienen Rooibos aceleraban el crecimiento del cabello y mejoraban su condición general, sin ocasionar reacciones alérgicas.

En Sudáfrica, los estudios concluyeron que el polifenol contenido en el Rooibos es similar al del té verde. El polifenol ayuda a proteger al cuerpo del daño ocasionado por los radicales libres que son los principales responsables del proceso de envejecimiento, del estrés metabólico y de muchas enfermedades. Es infusión es considerada también una bebida deportiva, por su efecto antioxidante y su aporte multimineral que ayuda a reponer las sales eliminadas durante el ejercicio.

Por otra parte, se afirma que el Rooibos también es efectivo ante los problemas de salud más generales. En ese sentido, ayuda a aliviar y corregir trastornos digestivos, náuseas, vómitos, retortijones y constipación. Al tener un efecto relajante, es beneficioso para la irritabilidad, el insomnio y la depresión. Nos ayuda a equilibrar los niveles de Potasio y Sodio, a fin de que no hagamos retención de líquidos. Su efecto diurético es suave pero eficaz. Al ayudarnos a combatir el estreñimiento y las malas digestiones es lógico que nos notemos más deshinchados. Es por eso que es un buen aliado en las dietas para adelgazar.

Tanto las madres embarazadas como las amamantadoras complementan su ingesta de manganeso, calcio y fluoruro bebiendo Rooibos. Además posee propiedades antiespasmódicas, se ha demostrado su utilidad para aliviar los habituales cólicos infantiles. La variada composición en minerales supone un complemento ideal a la dieta infantil, que ayuda a fortalecer los dientes y los huesos. Es una bebida, de color rojizo, ideal para los niños, ya que tiene un sabor muy agradable que recuerda algo al gusto de las nueces, y es ligeramente dulzón (pero no contiene azúcar).

Al no tener teína lo puede tomar cualquier persona, de todas las edades y a toda hora. El consumo de Rooibos es cada vez mayor por su sabor dulce y agradable, por su alta cantidad de minerales, y por sus propiedades digestivas y curativas.
Fuente: CHAMANA Infusión Andina - Ines Berton & Guillermo Casarotti

1 comentario:

Anónimo dijo...

que bueno ver que el rooibos salio de sudafrica para empezar a navegar por el mundo, realmente es un placer tomar rooibos, tuve la maravillosa experiencia de conocer la existencia del rooibos, cuando yo vivia en Israel intermedio de un amigo de sudafrica, que me insistio para que lo pruebe desde ese dia siempre que el iba para sudafrica a visitar a su flia sabia que me tenia que traer algunas cajas de rooibos