miércoles, junio 24, 2009

Putruele, la bodega sanjuanina, incorporó nueva planta de fraccionamiento

Esta tecnología le permite a la bodega mayor índice de producción con menores costos y, gracias al ambiente totalmente estéril, una mejor calidad en el envasado de vino.

La bodega sanjuanina Putruele invirtió US$ 1,3 millones en la adquisición de maquinaria de embotellado de última generación y en la ampliación de depósitos y cámaras para incrementar su capacidad de producción en 5 millones de botellas al año. La bodega exporta a Rusia seis marcas de vinos desarrolladas exclusivamente para ese mercado. Además, este año sumará exportaciones a algunas provincias chinas, con un potencial mercado de 22 millones de personas. En el mercado argentino Putruele vende anualmente 3,5 millones de botellas.


La bodega

Bodega Putruele es una empresa ubicada en San Martín. Cuenta con viñedos propios donde se ha implantado Cabernet Sauvignon, Syrah, Bonarda, Pedro Giménez, Chenin, Ugni Blanc, Sauvignon Blanc, Chardonnay Malbec y Merlot. Fue fundada en 1958 por don Carlos Putruele, hijo de inmigrantes italianos que se radicó en San Juan en la década del ’50.

A fines de los ’80 inició la reconversión de viñedos y la incorporación de tecnología para la elaboración de vinos de calidad superior. Bodegas Putruele tiene como marca a Finca Natalina en sus líneas de vino genérico (blanco y tinto, ahora Clásico), bivarietales y varietales; en los bivarietales el Syrah_Malbec y el Pedro Giménez_Ugni Blanc; y en los varietales tiene cuatro vinos 100%: Cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot y Chardonnay.

En la línea Putruele comercializa los varietales Syrah y Chardonnay, ambos con partida limitada, y el bivarietal Cabernet-Syrah. Además cuentan con un vino especial y exquisito, un vino dulce encabezado de la variedad syrah llamado "Noche eterna", (altamente recomendado por BLOG DE VINOS, ideal para llevar de regalo a un asado con amigos y servirlo de postre).

Carlos Putruele detalló que "hace un año instalamos la nueva maquinaria pero recién 8 meses después la pudimos poner en marcha porque no sólo había que mejorar la línea de envasamiento sino también la de conservación de los vinos. Esto significaba hacer una cámara frigorífica donde podemos estibar, actualmente entre 700.000 a 1 millón de botellas, a una temperatura constante de entre 13 y 14 grados".

“En promedio estamos elaborando 8 millones y medio de litros entre vino genérico, mosto sulfitado y vinos varietales, y se están moliendo aproximadamente 10 millones de kilos de uva por año", precisó el segundo enólogo de la bodega, Jorge Walter Chepilla. La nueva maquinaria incorporada es de origen italiana y toda la inversión, que incluye la línea de fraccionamiento y el galpón de frío, alcanza los 800 mil euros.

“Se hizo una ampliación importante en la cámara de frío porque teníamos una de alrededor de 400 metros cubiertos y tuvimos que hacer 1.000 metros más para poder mantener los vinos a temperatura controlada. Tanto la planta de fraccionamiento como las líneas de fraccionamiento están dentro de las cámaras", explicó Petrignani.

Nuevos mercados
Con respecto a la comercialización del producto, Putruele explicó que la firma "trabaja, prácticamente, en toda la Argentina, a través de una red de distribuidores, mayoristas o grandes cadenas de supermercados". Su fuerte es Capital Federal, Gran Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Sur y Noroeste. En cuanto a la exportación, los mercados se ubican en Rusia, Moscú, San Petesburgo, Finlandia, China, Inglaterra y algo para Estados Unidos. Petrignani precisó que "a Rusia se exporta un volumen importante de vinos básicos, ellos los llaman así pero son vinos de calidad superior elaborados en un nivel intermedio. Nosotros estamos en más o menos 1 millón 200 mil botellas por año que van a Rusia, y las marcas que se trabajan son Castillo de Tieva, Cinco Flores, Tres de Oro y Carlos Putruele.

Con respecto a la crisis financiera mundial, Putruele sostuvo que "Nosotros tratamos de mejorar todos los días, la tecnología, el producto, ésa es la base de nuestro trabajo. Un poeta ruso decía que la felicidad se logra queriendo lo que uno hace y no haciendo lo que uno quiere y nosotros, todos los puestos de arriba para abajo, queremos lo que estamos haciendo", finalizó Putruele.

No hay comentarios: