lunes, febrero 23, 2015

Primera investigación sommellerística: ¿Qué tomar con el sushi?

Nota original publicada en 2009
Descubrimiento Mundial

Luego de una larga investigación y de haber probado el sushi con todas las bebidas recomendadas como óptimas, aquí la verdadera bebida que marida con la especialidad japonesa.

M.Florencia Ravioli del restó Moshi-Moshi

Mi primer contacto con el sushi
El 12 de Julio de 1988, el día que cumplía 22 años, subí por primera vez a un avión rumbo a Japón. Me esperaban 36 horas de vuelo y llegar al día siguiente de mi partida, toda una experiencia temporal. Mi viaje se trataba de una Convención Mundial de Jovenes Unidos por la Paz Mundial. Llegué al hotel 5 estrellas Keio Plaza Hotel de Tokyo. Su belleza me conmocionó y jamás podré olvidarlo, al igual que a la ciudad.
Entre convenciones, discursos y cenas, llegó la invitación a participar de la inauguración de un restó 5 estrellas en plena ciudad de Tokyo. En esa ocasión probé por primera vez el sushi, la sopa de aletas de tiburón y miles de exquisiteces que ya no recuerdo. La inauguración consistía en un show hecho por un Sumo, quien vestido con sus atuendos tradicionales, emitía un grito en en su idioma gutural, levantaba una mano con un martillo de madera y lo hundía en un barril que contenía sake -significa "bebida alcohólica" y proviene de la fermentación del arroz-.


El mismo Sumo fue el encargado de servir a todos el "vino de arroz" para el brindis. En esa ocasión grité "chin-chin" y lamentablemente, el significado en japonés no era el más feliz...(es la manera coloquial de decir órgano sexual masculino). Cuando me lo tradujeron, pensé: ¡Qué horror! Estudiaré Protocolo y Ceremonial para no cometer estos errores en público. Y así fue.
En mi mente, quedó bien claro que el maridaje para el sushi era el sake. Sin embargo, años más tarde, luego de volverme sommelier, me seguí preguntando sobre el verdadero maridaje que no tenía por qué ser SIEMPRE regional.
Tras la sensación de plenitud
Invertí dos años de mi vida y mi profesión en busca del maridaje perfecto para el sushi. Nunca el sake me había resultado el mejor y si bien la cerveza se le acercaba, presentí que debería haber alguna BEBIDA INTERNACIONAL que se casara con la comida japonesa "para siempre".


Comencé con el sake, té verde, tragos con sochu, cervezas nacionales, extranjeras, vinos como el torrontés, sauvignon blanc, viognier, jerez seco, espumantes extra brut y finalmente cervezas japonesas. Ninguna bebida me hacía sentir lo que hace sentir un cantucci con un vino Passito, un foie gras con un vino Sauterne o una empanada salteña con un vino emblemático de Argentina, el Torrontés. No me rendí y volví a empezar, esta vez tomando notas.


Eliminé los vinos secos. Seguí por los maridajes regionales, como el té verde: el amargor del té y el salado del sushi no ensamblaban. Seguí con el sake y si bien mejoraba en armonía, no era perfecto tampoco, (además es una bebida de sabor adquirido, no muy agradable para paladares occidentales).

Unos meses más tarde, pedí en un restó de Belgrano, un espumante extra brut. Y el choque era tremendo. Muy seco con muy salado, muy chispeante y frío con caliente y suave. ¡Horrible!.

Finalmente, llegué al maridaje que siempre no desentona: la cerveza japonesa. El frescor y el toque pesado del lúpulo de la cerveza con el salado, mejoraba el maridaje ampliamente, pero aún no era el que provocaba el vuelo sensorial. Además recordemos que la cerveza es fácil de maridar, con comidas extravagantes o picantes, siempre queda bien.

Habiendo invertido mucho dinero, un año más tarde me dije: "Si el maridaje por excelencia es la coca-cola con las papas fritas, (bien dulce con bien salado), por qué no probar un espumante bien dulce con el sushi".


Elegí el espumante dulce Rosé Malbec Dolce de Coop. La Riojana.  Y resultó perfecto:  EL ESPUMANTE DULCE NO SÓLO MARIDA CON EL SUSHI SINO CON EL WASABI, EL GARI, (jengibre encurtido) y LA SALSA DE SOJA, resultado en el paladar en un tercer gusto, como sólo sucede con el maridaje perfecto.  Todos por separado puestos en la lengua al unirse con el espumoso dulce de Malbec, MARIDAN PERFECTO.  
Ante mi total asombro, invité con este mismo espumante a 5 personas más, no entendidas en el tema pero amantes del sushi a vivir la sensación. Fue la misma noche que conocí el sushi de Moshi-Moshi. Callé sin decirles nada esperando la reacción. Y fue la que esperaba. Todos comenzaron a expresar lo que sentían al degustar estos exquisitos rolls con este espumante DULCE tan armonioso y delicado.
Repetí la experiencia con el público en general, el 11 de septiembre de 2009 en un hotel cuatro estrellas superior en Buenos Aires, durante la Clase Magistral de Vinos Dulces del Mundo, organizada por el Blog de Vinos & Arte. Nos acompañó Moshi-Moshi y cambiamos el espumante por el Santa Florentina Dolce de 100% Torrontés Riojano de la Bodega Coop. La Riojana. Recibimos a los participantes con dos rolls y una copa del espumante dulce, sin comentarles nada.

Las reacciones fueron de placer: sonrisas, silencio y alegría.
Cuando un maridaje es perfecto, sólo quedan las sonrisas y la felicidad de estar viviendo una experiencia sensorial, como la foto que sigue.


Luego del evento, y habiendo confirmado con el consumidor, el maridaje perfecto para el sushi, comencé inmediatamente una campaña para que las bodegas argentinas elaboren espumantes dulces para ofrecer a los restós japoneses.
Salud!
Silvia Ramos de Barton
Sommelier

Twitter: SilBarton

1 comentario:

Mai dijo...

Brutal, acabo de ver la luz y felicidades por qué me hiciste sonreir a mi en la distancia , una crónica fantàstica , todo un placer haberte leído.
saludos
http://madiguismai-mai.blogspot.com