viernes, febrero 05, 2010

CALLIA, El espíritu de una mujer

De encuentros y cartas y la historia de una etiqueta

Hace poquito y gracias al facebook me reencontré con un amigo de un antiguo y hermoso trabajo que compartimos en tevé: Guillermo.

Hablamos de lo importante que es para las bodegas tener una pieza fílmica, incluyendo en el guión la historia de sus raíces.

Pues bien, se dice que Callia, (una de las líneas de vinos de la bodega Salentein erigida en el Valle de Tulum, Caucete, en la provincia de San Juan), tiene una etiqueta que si la observamos vemos como una firma escrita con pluma fuente, de caligrafía antigua.

Callia es el nombre de una mujer que escribía cartas llenas de nostalgia desde Argentina a su familia italiana, relatando historias de un lugar que, para sus ojos y su sentir, eran algo así como el paraíso.

Hablaba de una tierra que a pesar de ser desértica se abría en frutos.

El nombre Callia, es sinónimo de esperanza y de lucha.

La bodega tomó ese nombre para retomar el espíritu pionero de aquella mujer y demostrar que es posible producir los mejores vinos de la zona y el mejor Syrah de la Argentina.

Para el video Guillermo imaginó lo siguiente, que es tan poético que quiero compartirlo con los lectores:




"Me imaginaba como protagonista una mujer que siempre se viera de espaldas, con un vestido vaporoso "rojo Malbec" entre los viñedos verdes. El contraste me parecía fantástico, fundiendo con una mano de mujer escribiendo esas cartas en plano detalle, todo ralentado. Mientras escribía se veía su silueta en sombras, en plano medio tomando vino en una copa perfecta, resaltando luego en plano detalle el rojo de sus labios luego de beber cada sorbo".

Fantástico!

Bodegas las invitamos a soñar con películas románticas además de filmar las viñas, los tanques y los toneles. Permitan que nosotros, los artistas, le demos vuelo a sus emprendimientos.


Salud!

1 comentario:

Guillermo Garea dijo...

Como ya sabés comparto en un ciento por ciento lo que pensás acerca de las películas de bodegas. Gracias por compartir esta historia en tu blog. Me gustó mucho la nota. El blog está cada vez mejor!! Beso. Guillermo.