lunes, marzo 15, 2010

Primicia Mundial: El primer viñedo biodinámico de Mendoza

San Rafael

Agricultura Ecológica

Si bien se esperaba en Luján de Cuyo, el primer viñedo biodinámico de Mendoza se encuentra en San Rafael y es el segundo en el país (luego de Colomé, en Salta) en alcanzar la certificación.

Bio: Vida / Dinamia: Movimiento
La biodinámica es la más extrema de las prácticas de agricultura ecológica y biológica. La certificación es otorgada por la firma Demeter, sita en Alemania, luego de realizarle al suelo pruebas de laboratorio entre 3 y 5 años. Obtener dicha certificación es muy difícil, sólo la logran los que respetan a rajatabla el tratamiento de la tierra.

Desde Bordeaux hasta el Valle de Maipo en Chile y desde Millton en Nueva Zelanda hasta Argentina, los vitivinicultores apuestan al vino ecológico desde hace ya más de una década. La agricultura ecológica conoce dos métodos de cultivo: el bio-orgánico y el biodinámico. En pocas palabras, su fundador, Rudolf Steiner considera que la tierra es un ser vivo, al que hay que tratar como tal.

Además de defender todo lo natural, prohibir los compuestos químicos (aunque se permite el uso de azufre y la mezcla bordelesa de cal, sulfato de cobre y agua para combatir el mildiu), herbicidas y fungicidas, busca el equilibrio del ecosistema, la diversidad biológica y la recuperación de la actividad bacteriana en el suelo. Se consulta un calendario basado en las actividades del cosmos, (especialmente las fases de la luna y los movimientos de los planetas) antes de realizar determinadas labores como aplicarle valeriana ó un compuesto de sílice a la tierra, (foto a continuación, capturada el 8 de enero de este año, mientras se realizaban las prácticas en Finca Dinamia).

El más curioso de los preparados biodinámicos es el llamado 'preparado 500', que consiste en enterrar un cuerno de vaca lleno de estiércol durante todo el verano. Pasado este tiempo, se desentierra, se diluye en agua y se aplica a la tierra en forma de 'spray'. Se proporciona de esta manera una enorme cantidad de microorganismos al terreno. Es, según dicen, "la medicina de la tierra".

Existen muchos otros preparados, con cuarzo, hierbas, plantas y cenizas. Para Steiner, según cuenta en 'Agriculture' (1924), los cuernos le sirven a la vaca para "enviar las fuerzas formativas astral-etéreas hacia su sistema digestivo". El estiércol, a su vez, al haber pasado por el organismo del animal, ha sido invadido por una actividad astral y etérea. Al enterrar el cuerno lleno de estiércol, se preservan ambas fuerzas, y además se atraen los rayos astralizantes hacia su interior. El estiércol del interior ya enriquecido, se convierte en algo extremadamente fertilizador, revividor y concentrado además es rico en vida microbiana. Al incrementar la actividad biológica del suelo, se incrementan también los elementos como magnesio, potasio y boro. Por otro lado, el uso de maquinaria está prohibido, la vendimia debe ser manual y el arado del suelo y la recolección sólo pueden realizarse con tracción animal.


Con Hugo Muñoz, Capataz de Finca Dinamia

La biodinámica no es una práctica fashion, es una práctica necesaria para conseguir magníficos vinos que manifiesten las características del “terroir”, término que analizado desde la perspectiva de la biodinámica, se transforma en un ecosistema que refleja el cosmos y la naturaleza de cada región donde se la practica.


Dicen los filósofos que el ser humano debe lograr la armonía entre mente, cuerpo y espíritu, haciendo un parangón con la vitivinicultura, diríamos que ésta debe lograr armonía entre las prácticas agrícolas, (mente), la calidad de la uva (cuerpo) y entre el color, el aroma y el sabor del vino (espíritu).

Primer Viñedo Biodinámico en San Rafael, Mendoza, Argentina
En enero viajando por San Rafael, conocí a Alejandro Bianchi, -nieto de Don Valentín- uno de los titulares de "Finca Dinamia", el primer viñedo mendocino en obtener la certificación biodinámica de la firma Demeter.
Alejandro comenzó el emprendimiento hace casi 10 años con su par Juan José Sánchez March, ambos partieron de un viñedo orgánico desde el minuto cero. Emplean técnicas que mantienen la fertilidad, la biodiversidad y el equilibrio del suelo, protegiendo los recursos naturales.

Cuentan con el soporte del Prof. Diego Vergelin, quien se ocupa de realizar los remedios homeopáticos y aplicarlos, entre otras labores.


Prof. Diego Vergelin es quien lleva sombrero claro
Finca Dinamia


Con Mariano Beneyte  y Alejandro Bianchi

La superficie total de Finca Dinamia es de 25 has., con 15 has. cultivadas con Malbec Orgánico. Toda la propiedad se encuentra bajo certificación orgánica con "Argencert", bajo las normas de la Unión Europea, sintetiza el perfecto equilibrio entre la naturaleza y la calidad del producto final. Cosechan manualmente y utilizan un sistema de riego gravitacional por turno del Río Diamante.

El sistema de conducción es espaldero, emplean abonos orgánicos, (compost) producidos en la misma finca a partir de guanos animales, (vacas, ovejas, aves). Utilizan remedios orgánicos, (elaborados a partir de plantas medicinales) las cuales son aplicadas en forma de purinas, (maceración en agua de las plantas), utilizando un calendario biodinámico para curar en los días indicados para esta tarea.

Vinos "ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA"

La línea de vinos orgánicos de Finca Dinamia se compone de dos vinos bajo la marca "BUENALMA". Ambos son Malbec 100%, uno es rosé y acaba de ganar Medalla de Bronce -3er premio- en el Argentine Wine Awards.

El malbec 2008 es fermentado en cubas de acero inoxidable, con levaduras indígenas que exaltan las características del terruño. 

Además Finca Dinamia, cuidó todos los detalles con respecto a la presentación de sus vinos. Las botellas de los vinos Buenalma son un modelo de Saint-Gobain llamado "Ecova", se trata de botellas 100% reciclables cuya producción y transporte disminuyen las emisiones de C02. Los corchos son naturales de Corcho del País certificados por la ISO 14001, comprometidos con el medio ambiente. Las cápsulas son Ramodín, quienes también se caracterizan por el cuidado del medio ambiente utilizando tintas al agua y cuentan con certificación de calidad total y gestión medioambiental. Finalmente, para que todo el proceso sea eco-friendly, las barricas de roble francés y americano son Moxon, quienes cuentan con certificación ISO y están comprometidos con el cuidado del medio ambiente al disminuir la producción de CO2 en su producción y transporte.
En la próxima nota, compartiremos con el lector las apreciaciones sensoriales de ambos vinos.

Biodinámica: Un futuro sin retorno
Como mencionáramos en el 2007 la biodinámica es el futuro sin retorno. Desde el comienzo, el fin último de los vitivinicultores que practican esta corriente, es lograr la certificación de VINO BIODINÁMICO. Hasta la fecha ningún vino en Argentina lo ha conseguido y existen menos de 500 vinos certificados en el mundo.

En la próxima nota, compartiremos con el lector una película donde se entrevista en enero a Alejandro Bianchi.

El BLOG DE VINOS sigue minuciosamente esta corriente no sólo por interés sino por convencimiento de que el mundo agrícola debe tornarse orgánico, volver a las fuentes, curar la tierra y tratar de seguir hasta el fin último que es lograr la certificación biodinámica.

Es la única manera de volver al pasado y revertir todo lo que la humanidad le ha hecho al planeta.

Silvia Ramos de Barton


Más información: http://www.fincadinamia.com/


1 comentario:

Hosting y Dominio dijo...

Quiero felicitarte por este gran blog, la verdad llegué a este por recomendación de una buena amiga amante de los vinos y la verdad he leído un par de post y veo por que a ella te encanta visitarte.

Un saludo.