viernes, abril 30, 2010

Irmi Marchetta comenzó jugando y hoy exporta sus tés a India, España y Perú

La tea-blender hoy, 15 años más tarde, es la referente en el mercado del té tanto en Argentina como en el mundo.


Irmi es su nombre, aunque parezca un apodo. Es ese tipo de nombre que uno no olvida, ese tipo de nombres, que como decían los egipcios, está predestinado al triunfo. Y así fue, en el mundo de los sentidos. La dulzura de esta dama la llevó primero a estudiar y a ejercer la docencia pre escolar. Mientras lo hacía y estudiaba Periodismo, utilizaba el horario de almuerzo del jardín para pasear por los mercados. Comenzó comprando jengibre, cardamomo, hasta que se topó con el té. Una vez sumergida en el mundo de las hebras de té, decidió viajar. Lo hizo por todo el mundo: Nepal, India, Japón, Rusia, Turquía, Grecia, Marruecos, Egipto, Sud África y toda Europa, tomó el té con personas de distintas culturas y distintas religiones, conoció profundamente las plantaciones y aprendió a elegir las cosechas. A la vuelta en Buenos Aires, definió el packaging, la marca, alquiló un depósito y cuando las bolsas de miles de kilos de té llegaron a su nombre, comenzó a jugar a elaborar los blends.




Hoy su abanico de varietales y blends de té alcanzan los 100. A todos los bautizó y la mayoría tienen nombres compuestos como "silencio sagrado", -mi preferido- "arte chamán", "cofradía de frutos", "Nepal a tus pies", "latidos de la tierra", "tupido étnico", "pensamientos urbanos", "campanas del Tibet" y "secreto en partículas".


La ventaja competitiva de los tés "Irimi", no sólo son sus exquisitos tés, sino la presentación de los saquitos de té y el hilito para sumergirlos dentro del agua. Se trata de una bolsita blanca de tela casi transparente que envuelven las hebras en forma circular y penden de un hilo que finaliza con una borlita pequeña que hace a su vez de contra peso para apoyar en la taza.


Los tés de Irimi son totalmente confeccionados de forma artesanal cuidando la personalización en los detalles de cada uno de ellos. Son mezclas de hebras con flores, frutos y especias elaborados íntegramente a mano con cierre japonés uno a uno y con materias primas traídas de Oriente.


Irmi Marchetta más que una tea-blender es una Tea-Eclectic.

No hay comentarios: