lunes, mayo 10, 2010

¿El fin del TCA?

Tecnología
La NASA descubrió cómo quitar los malos olores y sabores que dejan los corchos en el vino a través de un proceso de limpieza que remueve los contaminantes del aire y puede también eliminar el TCA (uno de los “venenos” del vino que se filtra a través del corcho).


El proceso se llama “Airocide“, que originalmente fue desarrollado por la NASA en la década de los ´90s para mantener la fruta y los vegetales frescos en las estaciones espaciales. Y se ha descubierto que es capaz de remover en 24 horas el 90-95% de TCA (2,4,6-tricloroanisol), componente que causa malos olores y sabores en el vino, en una habitación sellada.

El “Airocide” consiste en succionar el aire a través de una caja que contiene un colchón catalizador de dióxido de titanio que oxida cualquier contaminante orgánico, convirtiéndolo en dióxido de carbono y vapor de agua. Básicamente lo que hace es limpiar el aire de las bodega, por lo que el corcho no puede absorber los contaminantes y filtrarlos al vino (lo que lógicamente deja malos olores y sabores en los vinos).

Lo que hace el “Airocide” es destruir los contaminantes, en lugar de atraparlos o filtrarlos. Este proceso también se utiliza para purificar el aire en los hospitales y almacenes de comida, pero es relativamente nuevo en la industria del vino.

El proceso tiene un costo que va desde unos 1.600 euros en las bodegas pequeñas hasta unos 7.800 euros en las unidades más grandes.
Fuente: Julián S.

1 comentario:

vinos dijo...

esta bien interesante la nota espero seguir leyendo mas