lunes, octubre 24, 2011

Se presentó Gran Vin 2008 de Fabre Montmayou, el vino ícono de la bodega

Hervè  Joyaux Fabre presentó en el Petit Palace la nueva cosecha de su vino ícono,
Grand Vin junto a destacadas figuras del mundo del vino.

Silvia Ramos de Barton, Herve Joyaux Fabre y Elizabeth Checa
Este se fue el primer vino argentino premiado en el prestigioso concurso mundial de 
Bourg Blayé, en Burdeos. Y mantiene la misma calidad desde siempre.



 El Grand Vin es una muestra de la sabiduría de Hervè Joyaux Fabre
al lograr encerrar en una botella de su vino insignia todo el esfuerzo y dedicación puestos durante años para crearlo.  Se trata de un coupage de 85% Malbec, 10% Cabernet Sauvignon y 5% Merlot.
Enfrentarse a una botella de Grand Vin es una experiencia especial que nace antes del gran momento del descorche. 

La forma de la botella cuenta el carácter y la esencia de su contenido.
Su cuerpo es esbelto, elegante. Su cuello largo y su cintura tiende a afinarse hacia el fondo. Su peso hace que sevir el contenido en un copa de cristal sea algo fácil y natural Su boca tiene el diámetro exacto para permitir que el Grand Vin respire.

La culminación de este encuentro es el descorche. Una tarea que debe ser realizada con calma y dedicación. El corcho que ha cuidado el exquisito contenido es largo y avisará con un sonido característico el momento de abandonar su botella.

El Grand Vin tomará -por primera vez en años- contacto con el aire, invadiéndolo con toques de frutos rojos como cerezas y ciruelas. Al momento de beberlo se distinguirá el roble francés, que lo albergó durante 16 meses, con notas de vainilla y café.

Es muy posible entonces, que la duda surja al momento de decidir con qué compañía se puede sorprender a un Grand Vin.
Dora Videla, Elizabeth Naranjo, Silvia Ramos de Barton
La respuesta es sencilla, todo plato refinado en su elaboración puede ser digno para maridar con él. Es más, la imaginación puede llevarlo hasta el momento del postre, siempre y cuando éste tenga la personalidad necesaria para convivir con él.

Una vez que la botella la Grand Vin haya quedado vacía, quizás la mirada se detenga en ella y en ese momento se tenga conciencia de que todo en este vino tiene un toque personal, hasta la numeración en la contraetiqueta que lo identifica como único.

Es por todo esto que el Grand Vin es el vino insignia de la sabiduría de Hervè Joyaux Fabre, un creador, quien nos entregó unas palabras esa noche acompañado por su bella esposa, Diana. 
                               
Toda la línea Fabre Montmayou, es distruibuída exclusivamente en Argentina por Fratelli Branca Destillerías.  Todos sus representates estuvieron presentes agasajándonos maravillosamente en el Petit Palace.  


Aquí en la siguiente foto, Luciana Giordano rodeada de amigos de la bodega y de directivos de Fratelli.

                            
La noche finalizó fumando HABANOS, en mi caso fui afortunada y pude catar el PARTAGAS SERIE D, Nro. 4.

Excelente vino, excelente compañía, excelente evento.

Más información sobre el Grand Vin:

Ubicación del viñedo: Vistalba, Luján de Cuyo


  • Edad del viñedo: plantado en 1908.

Varietales: 85 % Malbec, 10 % Cabernet Sauvignon y 5 % Merlot

Rendimiento: 30 hl / ha (con deshoje del viñedo y raleo de racimos)

  • Cosecha:  Fechas de acuerdo a la madurez de cada cepaje y Selección de racimos por parcelas.  Manual, en canastos de 20 kg.

Doble mesa de selección: de racimos y granos

  • Sangría: 20 %
  • Fermentación: con levaduras indígenas, para preservar la expresión del “terroir”, a 29°C y con 4 remontajes diarios. Maceración larga de 25 días.
  • Crianza: 100 % del vino fue criado en barricas de roble francés, durante 16 meses.
  • Clarificación: con claras de huevo fresco.
  • Guarda: 15 años
Notas de Cata
De color bien oscuro con reflejos violáceos, en nariz es seductor, aromático y despliega frutas rojas como cerezas y ciruelas.  El roble francés está delicadamente integrado, aportando notas a vainillas, café y complejidad.  En boca es sedoso, aterciopelado, bien estructurado con taninos maduros y buena acidez.  Es elegante, persistente y puede tomarse sólo, con quesos, con platos refinados y  con postres de chocolate.  Es uno de esos vinos que uno toma una copa, otra, y no se da cuenta, es tan delicioso que no embriaga sino que eleva el espíritu.

El Grand Vin de Fabre Montmayou fue el primer vino Argentino premiado en Bourg Blaye, el más famoso y reconocido concurso mundial de Burdeos, Francia.

Un vino memorable, reservado a los paladares más exigentes.

Silvia Ramos de Barton

Directora del BLOG de Vinos

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que buena descripcion...me encanto. :)