miércoles, diciembre 21, 2011

Los mejores vinos del año 2011: Zafiro, emprendimiento de Pato Reich y Marcelo Casazza

Pato Reich, director de Bodega Renacer  e Ing. Agr. Marcelo Casazza
Dos jóvenes, talentosos y prestigiosos hombres del vino en Argentina iniciaron juntos el emprendimiento "Zafiro". Se trata de un vino dulce natural y un espumoso extra brut.  Lo extraordinario: ambos elaborados con porcentaje de uva Chenin Blanc.


Marcelo Casazza estuvo desde siempre en la viña. Estudió primero en el Liceo Agrícola y luego en la Facultad de Ciencias Agrarias. Comenzó a trabajar en los viñedos de Chandon en 1994 (en Argentina y Francia) y luego pasó por Peñaflor y Salentein. En el 2004 decidió que lo mejor era transformarse en asesor independiente. Hoy asesora cerca de 30 empresas como clientes, entre ellas algunas que ni siquiera tienen bodega propia pero que producen uvas de alta calidad. La lista incluye, entre otras, a Bodega Bressia, Renacer, SinFin, Carmine Granata, Urraca Wines, Familia Cassone, jean BOusquet, Ghestin Wines, Cinco Tierras, Finca 8 y Poesía. “Son 15 en Mendoza, seis en Cafayate, cuatro en San Juan, tres en Neuquén y una en Río Negro”, dice con humildad.


Trabaja también con grandes como con Michel Rolland en Bodega del Fin del Mundo (Neuquén); con Paul Hobbs en Xumek (San Juan) y El Porvenir (Cafayate) y con Alberto Antonini en Renacer (Mendoza) y en Del Río Elorza, (Rio Negro), admirado por colegas y sommeliers, es un gusto escucharlo dictando clases magistrales. La primera vez que tuve contacto con él fue cuando presentó en la EAS los vinos Poesía.  Aprendí tanto en esa ocasión que jamás lo perdí de vista.

Sus asesoramientos no se quedan en la Argentina, donde obviamente vive arriba de la camioneta. También los hace en dos bodegas de España (Heredad de Urueña, en Zamora, y Granadas Coronadas, en Extremadura) y en Hungría, donde asesora a la bodega Sauskas junto a Paul Hobbs.
 
En su hábitat de trabajo, lo que busca es simple: “Mostrar la mejor expresión del lugar en el vino, en lo que hace a valle, altura, temperatura y el trabajo de su gente. Y descubrir las posibilidades exactas que tiene cada uva en su expresión”.

Marcelo y Pato dedican su vida al vino y a las viñas
Pato Reich es director de la bodega Renacer. Vivió en Chile y estudió Ingeniería ComercialEl padre fue socio de la poderosa Viña San Pedro, a fines de los ´80. "Fue quien hizo el cambio de una bodega de cantidad a calidad", asegura Pato. De allí surgió su inspiración para volcarse al negocio del vino.  En 2002, la familia compró 20 hectáreas en Perdriel donde construyó la bodega Renacer y otras 13 hectáreas en Lulunta, con un viñedo de 1918. El desafío era replicar el modelo exitoso de exportación chileno con la diversidad y la calidad de los vinos argentinos. Renacer produce vinos premium y el 90% va al mercado externo. "Me daba miedo ser el hijo de... y no demostrar mis méritos", confiesa. Pato se encarga del seguimiento del proceso productivo, las decisiones financieras y las ventas. Disfruta de esta actividad que le permite ser parte de "todo un proceso, con cosas que se pueden sentir y tocar", muy distinto a lo que hace un trader. Describe a su trabajo con "una magia que hace que me tenga que involucrar mucho".

Juntos han desarrollado un "champagne" y un vino dulce natural  bajo el nombre ZAFIRO;   productos  que se asemejan mucho a su imagen: frescos, jovenes, desestructurados, innovadores, para todo momento. Un producto con muy buena aceptación en el mercado nacional y con proyecciones de ventas en ESTADOS UNIDOS, MEXICO Y BRASIL.

Catamos ambos vinos en el Curso de Vinos en la Escuela del Chocolate de Ingrid Cuk.  El dulce natural es de 80% Chenin con uvas sobremaduras de San Carlos.  Tiene 57.40 g/L de azúcar residual.  Bien frío es el maridaje perfecto para una picada completa con fiambres y quesos de todo tipo.  Es muy frutado en nariz, pomelo, limón y banana.  Y en boca es como morder un fruto blanco como pera y tiene notas de tilo y miel. Es untuoso y su excelente acidez lo vuelven un vino elegante y a la vez fácil de tomar, invita otra copa. La relación precio calidad es increíble. Sólo $ 35.- al público.  

En cuanto al espumoso“Hicimos 4.000 cajas del espumoso y en dos semanas ya vendimos 1.000. La clave está en que tiene 11 gramos de azúcar, que es el gusto medio argentino. Es un Extra Brut hecho con Chardonnay de la zona de Agua Amarga, en el Valle de Uco, una zona fría en la cual usamos un clon especial para espumantes”, dice Marcelo orgulloso por haber logrado este producto que su hermano Paulo detectó faltante en el mercado del vino.  Se compone de 90% Chardonnay y 10% Chenin.

En cuanto a la ficha de cata es de color amarillo verdoso, con una corona de intensidad media, de burbuja fina y muy buena persistencia. El método es charmat.  En nariz es frutal y floral, frutos tropicales, bien aromático. Muy intenso con notas a levaduras, el conjunto del aroma muestra la fina tipicidad de la uva chenin blanc.  En boca, es fresco, de muy buena acidez, franco -vuelven las frutas tropicales, banana y piña especialmente- untuoso, de buen volumen y persistencia media.  Ideal como copa de recepción, para brindis y para acompañar postres bien dulces con cremas, frutas y tortas de todo tipo.

Resaltamos nuevamente la relación precio calidad de estos productos, muy vendibles, (ambos a $ 35.- la botella).

Felicitamos a Pato y a Marcelo por este gran emprendimiento y a Paulo, por detectar la falta de este tipo de producto en el mercado. Les auguramos un excelente futuro tanto en las ventas en el interior como en el exterior del país.

Silvia Ramos de Barton
Directora del BLOG

No hay comentarios: