lunes, abril 15, 2013

Inolvidable cata vertical de Montchenot en Bodegas López


Buenos Aires

Un selecto grupo de periodistas del vino fuimos invitados a una cata vertical de Montchenot el pasado mes de marzo. El encuentro se llevó a cabo en un ambiente cálido y confortable que tuvo lugar en Bodegas López Buenos Aires (Godoy Cruz 2000, Capital Federal). 
Silvia Ramos de Barton a punto de brindar con el gran Miguel Brascó 

Se degustaron los vinos Montchenot Gran Reserva 100 Años cosecha 1975 (seleccionado como el mejor vino de la bodega para celebrar sus primeros 100 años en 1998); Montchenot Gran Reserva cosecha 1983; Montchenot Gran Reserva 20 Años cosecha 1992; Montchenot Gran Reserva 15 Años cosecha 1997 y Montchenot Gran Reserva 10 Años cosecha 2002.


La Degustación Vertical consiste en la cata de un mismo vino de distintas añadas, donde se puede apreciar la evolución del color, aroma, paladar, bouquet, cuerpo y demás características desarrolladas por los vinos a través de los años. Así es posible valorar la evolución del mismo en relación al tiempo que ha permanecido estibado en botella.

Todos los vinos  son elaborados a través del método clásico, con uvas Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec, provenientes de antiguos viñedos plantados en 1940, de la finca La Marthita en Maipú, Mendoza. Se disfrutó de una degustación vertical auténtica, ya que no hubo otros factores más allá del paso del tiempo que influyan sobre estos GRANDES VINOS.


Estos clásicos son el resultado de la crianza y añejamiento durante 10 años en toneles de roble francés de 5.000 a 20.000 litros de capacidad, donde el vino evoluciona favorablemente durante largos años, adquiriendo una notable complejidad de sabores y aromas. Luego de este tiempo, es estibado en su botella durante 5 años más para el Montchenot Gran Reserva 15 años y 10 años para el Montchenot Gran Reserva 20 años.

En el año 1993 Montchenot "Gran Reserva 83 años" fue embotellado, donde continúa su añejamiento hasta la actualidad.
  
Montchenot Gran Reserva 100 años, en 1985 fue puesto en botellas de 700 ml por 12 años y trasvasado a 1500 ml en 1997 donde continúa su añejamiento.

Estos especiales vinos que han llevado más de una generación de cuidados, merecen ser tomados con tiempo. Para degustarlos en su plenitud se necesita paciencia y tranquilidad para decantarlos. La aireación ayuda a despertarlos de la estadía de tantos años en botella enalteciendo sus cualidades. Agitando suavemente el decanter y a medida que transcurren los minutos se van liberando sus intensos aromas y revelando su complejo sabor. Por sus características son vinos ideales para acompañar carnes rojas y comidas con salsas suaves, o disfrutarlos en una prolongada sobremesa. La temperatura ideal para beber un vino de estas características especiales es entre 16 y 18 grados centígrados.

Esta experiencia es posible gracias a la labor iniciada hace más de 115 años. 

Cuatro generaciones elaborando vinos, brindando a quienes nos eligen la misma calidad de siempre:  “El Estilo López”.

Silvia Ramos de Barton
Directora
Twitter: @SilBarton

No hay comentarios: