martes, marzo 31, 2015

Vinos encontrados en el fondo del mar

Tendencia
¿Los vinos mejoran bajo el agua?
Estos últimos años se han encontrado muchísimos vinos en el fondo del mar que tenían distintos destinos, todos gloriosos.
submarino
La última moda entre los sibaritas adinerados son los vinos encontrados bajo el mar por naufragios ya que además del valor histórico que representan,  adquieren características sensoriales especiales. Esto se debe a que curiosamente estos caldos conservan y, en algunos casos, mejoran sus propiedades por lo que son aptos para beberse aún siglos después lo que también los ha vuelto objetos de estudio para nuevas prácticas enológicas.
Las escandalosas cifras ofrecidas en subastas por estos vinos náufragos han llegado hasta los 275 mil dólares, cantidad pagada por un lote de champaña Diamant Bleu de 1907, de la Casa Hiedsieck, cuyo destino original era la cava del Zar Nicolás II de Rusia. El burbujeante elixir viajaba a bordo de un navío sueco hundido en 1916 por un torpedo alemán durante la Primera Guerra Mundial.
Otro rescate bien remunerado fue el de una viuda que permaneció 200 años bajo las gélidas aguas del Báltico. La botella de Veuve Clicquot, que data de principios de la década de 1840, fue encontrada en 2010 a bordo de una goleta hundida frente a las islas Aland de Finlandia. La subasta se realizó en Marieham, Aland, y los 30 mil euros recaudados por la botella rescatada fueron utilizados para la conservación marina del mar Báltico.
Actualmente, gracias a estos descubrimientos submarinos, son varias las casas vinícolas del mundo que están experimentando el añejamiento de sus caldos bajo el mar.
Entre los primeros en aventurarse a investigar sobre las propiedades de la guarda bajo el océano está un trío de franceses conformado por el vitivinicultor Bruno Lemoine, el criador de ostiones Joel Dupuch y el fabricante de barricas Pierre-Guillaume Chiberry. La metodología consistió en guardar el mismo vino de Burdeos del año 2009 (que ya había recibido añejamiento previo de dos años) en dos pequeñas barricas de roble francés de 56 litros y almacenarlas durante seis meses en lugares distintos; una bajo las frías aguas del Atlántico francés, en la Bahía de Arcachon, y otra en la cava de Chateau Larrivet Haut-Brion, la bodega de Lemoine.
Los resultados fueron sorprendentes. El vino añejado en cava no presentó ningún cambio extraordinario, sin embargo, el caldo submarino mejoró dramáticamente sus cualidades organolépticas presentando un sabor sutilmente salino que de acuerdo al experto catador Bernard Burtschy saca lo mejor de los taninos.
De acuerdo a las pruebas de laboratorio, el vino sí presentó modificaciones importantes ya que además de perder un poco de alcohol, también su estructura cambió gracias a un proceso de ósmosis que se llevó a cabo por el ambiente al que fueron sometidos los barriles.Durante su añejamiento en el mar, además de estar en contacto con el agua, los vinos conviven con especies marinas. // Foto: Vinos Crusoe Treasure (Facebook)
Durante su añejamiento en el mar, además de estar en contacto con el agua, los vinos conviven con especies marinas. // Foto: Vinos Crusoe Treasure (Facebook)
Hoy en día varias casas vinícolas ofrecen vinos náufragos que se sumergen durante meses una vez embotellados, lo cual se asegura también mejora las características del caldo por las condiciones de luz, temperatura y presión atmosférica. Algunas de ellas son: Bodega Mira, de Napa Valley, California; Bodega Bisson, de Chiavari, Italia; Château Champs des Soeurs y Abaye Sainte Eugenie de Languedoc, Francia; Espelt Vinicultors, en Gerona, España (elaborado en colaboración con el restaurante El Bulli); Garum Submarino de Bodegas Luis Pérez, en Jerez, España (este guardado bajo el mar en ánforas) y Crusoe Treasure, de Bajo el Agua Factory, en Bilbao, España. Esta última asesorada por el Laboratorio Submarino de envejecimiento de Bebidas de España.
No importa que no tengas millones de dólares, pronto con 1000 dólares podrás adquirir una botella del fondo del mar que tal vez no tengan tanta historia pero que de cualquier forma causarán mucha expectativa entre tus invitados.

Y para finalizar, sin dudas el entorno sin luz, ni ruido, con una temperatura constante todo el año, una presión específica, el movimiento armónico de las corrientes marinas y su salinidad, afectan evidentemente positivamente a los vinos bajo el mar.

Silvia Ramos de Barton
Directora
Twitter: @SilBarton

1 comentario:

Javier Silva dijo...

Excelente, que hayazgo tan delicioso, aunque estos vinos deben costar muchisimo dinero en estos momentos, son una verdadera reliquia y su dueño debe estar orgulloso de poseerlos.