domingo, septiembre 20, 2015

Gran feria de vinos de San Rafael

La Feria de Vinos de San Rafael 2015 fue un éxito

El pasado 7 de septiembre se llevó a cabo la tercera edición de la Feria de Vinos de San Rafael, con una importante afluencia de público que, entre los horarios destinados a invitados de los puntos de venta, periodistas especializados e invitados especiales, sumó unos seiscientos asistentes interesados en ponerse al día con los productos de las principales bodegas de San Rafael, y tener una aproximación directa con las mismas. 

Como en años anteriores, el objetivo fue consolidar el posicionamiento de la tradicional región y sus productos de alta gama, reuniéndose en un solo lugar para compartir sus novedades y los sabores de su terroir. Nuevamente Algodon Mansion fue el exquisito marco para esta convocatoria, a la que se accedió con invitación exclusiva. Las bodegas participantes fueron Bodega Alfredo Roca, Algodon Wine Estates, Bodegas Lavaque, Bodega Bombal y Aldao, Bodega La Abeja, Finca El Nevado, Funckenhausen Vineyards, Bodega Goyenechea, Bodegas Iaccarini, Bodega Jean Rivier, Casa Bianchi, Finca Dinamia, FOW-Fabricio Orlando Winemaker y Bodegas Suter, que presentó su wine dispenser (bag in box).   Como novedad, se sumó en esta oportunidad la bodega Mumm, uno de los prestigiosos exponentes de los productores de espumantes de alta gama que la región brinda al mercado. El catering Jota & Ese, reciente iniciativa de Juan Benvenuto, miembro de la sexta generación de la familia Goyenechea, sorprendió con su exquisito servicio de finger food acompañando la degustación y una jornada altamente positiva para las bodegas participantes y para los invitados.
La sommelier Silvia Ramos de Barton junto al enólogo celebrity Fabricio Orlando
Características del terroir

San Rafael es un terroir con más de dos siglos de historia y con características que lo hacen único: su ubicación en el sur mendocino; clima templado continental semiárido y una marcada amplitud térmica; una moderada cercanía con la Cordillera de los Andes, que lo convierte en tributario de las aguas provenientes de los ríos Atuel y Diamante, conducidas por sistemas de riego y acequias creadas por la industriosa mano mendocina y que a la vez asegura el reparo de las fuertes heladas; la altura sobre el nivel del mar, que oscila entre los 600 y los 800 m; escasas precipitaciones y baja humedad ambiente, junto a suelos profundos, permeables y pobres en materia orgánica; una gran proporción de días soleados. Finalmente su gente, el mayor de sus tesoros, que continúa una larga tradición vitivinícola y el amor al vino y a su tierra en el sur de la provincia de Mendoza. Todas condiciones decisivas para el logro de vinos de excelencia.

La presencia de bodegas familiares también es parte de la identidad de esta zona, con sus establecimientos, sus tradiciones y sus productos, que se ha adaptado a las exigencias de los mercados y los consumidores actuales, sin abandonar sus mejores prácticas.

No hay comentarios: