miércoles, julio 13, 2016

Un Chardonnay distinto que vale la pena probar

Catamarca


Altos de Tinogasta, presenta Venerable Chardonnay

Altos de Tinogasta es el primer  fideicomiso productivo de viñedos y olivares de Catamarca. Venerable Chardonnay es un ejemplar exclusivo de la finca  que sorprende con notas típicas de la cepa, un logro sin igual.
Altos de Tinogasta nació en un rincón de la provincia de Catamarca con 400 hectáreas de tierras vírgenes, agua rica en minerales, a 200 metros de profundidad, termas naturales, a 1300 msnm y la Cordillera de los Andes como telón de fondo.


El modelo de negocio que propone la finca permite a pequeños y medianos inversores ser parte de un emprendimiento de gran escala, cumplir con el sueño de tener un viñedo y olivar propio y ser dueños de una parte proporcional de la bodega y la fábrica de aceite de oliva.
Hoy son más de 170 los socios propietarios de Altos de Tinogasta cuyo denominador común es la decisión de resguardar su capital con altas tasas de rentabilidad y disfrutar de una inversión que combina placer y negocios. Se trata de una inversión en la que el activo financiero no sufre depreciación, sino que aumenta su valor, producto de la maduración y el incremento de frutos, así como la revalorización de la tierra.
Diego Torrea, gerente comercial de Altos de Tinogasta, explicó que, siendo una explotación agroindustrial orientada al mercado local y externo, el negocio permite atenuar los riesgos y vicisitudes de política y economía inestable. “Creamos un circuito de exportación que nos permite comercializar los productos y recibir divisas. Podemos recibir la inversión en pesos y otorgar rindes en pesos al valor de conversión de los dólares porque la producción se exporta en gran parte, y porque al mismo tiempo el valor de la parcela, como casi todos los activos inmobiliarios, mantiene su valor y se capitaliza generalmente acompañando el valor de esa moneda”.
El vino Venerable Chardonnay 2015 ya está disponible tanto para los socios inversores del proyecto como para el público en general. El vino deslumbra por su complejidad, se trata de un vino blanco distinto. 
A la vista, se presenta amarillo claro con reflejos dorados. En nariz aparecen inmediatamente notas a frutas tropicales, -ananá y mango- y en segunda nariz aparecen notas a avellana.
En boca la entrada es dulce, el paso es fresco,  con muy buen cuerpo, es un vino que se queda y no pasa ligero, De muy buena acidez, el retrogusto es frutal y es muy persistente. 
Conclusiones: Lo especial del vino es que en boca se vuelve más floral que frutal y tiene la tipicidad del Chardonnay, una uva blanca que se da más expresiva en lugares fríos, sin embargo en lugares muy cálidos como en la AVA Costa Central de California y en Catamarca, se expresa muy bien siempre y cuando el vino está bien cuidado, como en el caso de Altos de Tinogasta.

La línea Venerable que Altos de Tinogasta se completa con otras cepas tintas como Syrah, Malbec, Tempranillo y Cabernet Sauvignon.

Los recomiendo ya que es una experiencia sensorial distinta, ¡un Chardonnay de Catamarca: IMPERDIBLE!

Silvia Ramos de Barton
Directora
Twitter: @SilBarton

No hay comentarios: