lunes, diciembre 12, 2016

Los vinos de Chubut

Presentación

Se presentaron los vinos de Chubut en La Cátedra. Sorprendieron por su impronta, variedad y pasión.

Invitada por Darío González Maldonado, uno de los enólogos número uno de la Patagonia junto a Leo Puppato, llegué a La Cátedra sorprendida al ver tantos productores. Es que Darío es el enólogo de casi todos los vinos, su expertise en la Bodega Patagonia Wines de Weinert en El Hoyo lo posicionó como el referente número uno de Chubut.  Somos amigos con Darío desde el año 2007 en que viajé a Weinert y caté todos los vinos de tanque. Recuerdo perfectamente el impacto que me provocó el Merlot.
Los dueños de PASO DEL SAPO: Juan y Leonardo Giacomino
Ahora en Buenos Aires, todos los productores chubutenses se acercaron para compartir sus vinos en una cena cordial de camaradería. Así fue como conocí a los hermanos Juan y Leonardo Giacomino, los dueños del famoso viñedo PASO DEL SAPO ubicado en la estepa del valle del Río Chubut a 180 kms al este de Esquel. Allí, a  400 metros sobre el nivel del mar, producen el famoso Chardonnay pero también el Cabernet Franc, Pinot Gris, Merlot y Pinot Noir. 

Al catar el tradicional  100% Chardonnay sin madera de estos productores, vuelvo a recordar que es muy distinto a todos, en nariz aparecen los descriptores de ananá, banana, arcilla, mineral y terroso. En boca se manifiesta con muy buena acidez y elegancia, con alguna nota floral más que frutal y bien mineral, es un vino más parecido a los alemanes que a los franceses. Ideal para acompañar mariscos o beber solo como aperitivo y disfrutar de un vino distinto.

Una cepa nueva de Treviso 


De la bodega Familia Simeone, con Julio en la mesa, catamos todos el CORNEOLA BIANCA una cepa de Treviso, (Véneto, Italia). Un vino casi transparente, con nariz de Riesling y complejo en boca donde se destacan el ananá y la vainilla. Me resultó muy bueno, raro y original, aunque liviano  y bien ligero, ideal para tomar frío en el verano.


Continuamos con un blend de 70% Chardonnay y 30% Sauvignon Blanc de Familia Federico, viñedo ubicado en El Hoyo. Si bien no es muy aromático, en boca es fantástico y complejo, parece una comida, se nota la expresión del vino y todo lo que puede dar a futuro. Son sólo 500 plantas, hay que ver como evoluciona a futuro esta producción puede volverse uno de los mejores 5 blends de blancos de la Argentina.

Del Lago Puelo catamos el vino dulce en boca  y floral en nariz de Pedro Adamow de Sauvignon Blanc y Pinot Noir. Muy buena expresión aromática cítrica, a pomelo rosado, con boca dulce, suave y elegante, sólo lleva 5 gms de azúcar residual. 
Camilo de Bernardis 

En el paralelo 42 existe una Comarca Andina perteneciente a Camilo de Bernardis oriundo de Esquel. Catamos el Pinot Noir sin madera que se presentó ligero con muy buena acidez, complejo en boca, raro y suave a la vez. Sueño con una cata comparativa con el Costa y Pampa de Chapadmalal. 
También de Camilo, catamos un Merlot Rosado elaborado por Darío con maceración carbónica. Se presentó floral, suave en boca, fresco con buena acidez. Interesante.

Weinert no podía estar ausente. Catamos un blend de Merlot y Pinot Noir del 2009 de Patagonian Wines. En nariz regaliz y en boca goloso, dulzón, con poca acidez pero alto en alcohol, 14,7%. Un vino ahumado natural producto del incendio forestal que hubo en la zona.  La ceniza se pegó en el escobajo y le dejó descriptores a carbonilla y humo. Una gran experiencia sensorial haber catado ese vino. En boca levanta alto puntaje.
Darío González Maldonado y Marcela Grispo durante la presentación

Luego catamos el Merlot - Pinot Noir ahumado también de Weinert. Aquí los descriptores no son tan invasivos y se presenta también mentol, resina y pino, junto con el ahumado. Y con un remontaje cerrado Darío presentó un espumoso de Pinot Noir-Chardonay 2006, muy interesante.

Finalizamos con espumoso de Jorge Gutiérrez elaborado de parcelas en El Hoyo con Pinot Noir seleccionado.  Con notas a algarroba, notas salvajes, eucaliptus, de la cosecha 2014.

Mi conclusión sobre los vinos de las zonas de Paso del Sapo, El Hoyo y Walheine es que recién empieza esta vitivinicultura.  A futuro sabrán encontrar qué cepa, cuántos racimos y qué blends se expresarán mejor y marcarán, como el Chardonnay de los Giacomino, una región donde pronto podrá florecer una nueva Indicación Geográfica.

Silvia Ramos de Barton
Directora
Twitter:  @Silbarton

No hay comentarios: