lunes, mayo 15, 2017

Chakana innova en biodinámica

Buenos Aires

El propietario de la bodega Chakana presentó
en Buenos Aires los vinos junto a sus enólogos
e ingeniero agrónomo. 
 
Foto: Mariana Bergutz | Silvia Ramos de Barton y Juan Pelizzatti, propietario de Chakana
"No somos convencionales con respecto a la biodinámica.  Hacemos el protocolo pero no tenemos una visión esotérica de la Biodinamíca.  Creemos que los preparados son la escuela histórica de Rudolf Steiner que data del año 1924. Pero sí,  coincidimos en la filosofía que considera a la tierra una entidad. El espíritu biodinamico es el desarrollo de un pedazo de tierra que se cuida para dar un producto único, y eso es lo que hacemos", me comentó el propietario de la bodega Chakana, Juan Pelizzatti. 


Foto: Mariana Bergutz
Hoy se dio a lugar la presentación de los vinos Chakana en Buenos Aires en el Fierro Hotel en Palermo. Con concurrencia del trade, pude catar todos los vinos de la bodega y charlar con el dueño de la misma sobre biodinámica, uno de mis temas preferidos dentro de la vitivinicultura. El curador de los viñedos es el mismo de Alpamanta, Marcos Pérsico quien utiliza un té de compost en lugar del famoso preparado 500. El té lo elaboran con guano animal, alfalfa producida en el viñedo y orujo, a ésto le agregan la madera que no usan. Lo pasan por una máquina (que reemplaza la dinamización manual) y al tiempo obtienen los hongos y bacterias que necesitan para darle a la viña a través de la manguera del riego por goteo.

Estuvieron presentes en el evento el enólogo, Gabriel Bloise y el  ingeniero agrónomo, Facundo Bonamaizon.

"El efecto de la luna en los cultivos está comprobado. El efecto estelar y astral es más complejo de probar", continúa Pelizzatti con una mirada lógica y científica nada romántica  de la biodinámica. 

Chakana obtuvo la doble certificación biodinámica: viñedo y vino. "hacemos el trasiego durante la luna que indica el calendario biodinámico", agrega, aclarando que hacen varios pasos que exige la certificadora biodinámica alemana,  Demeter. 
Foto: Ray Ferraris | Silvia Ramos de Barton y Mariana Bergutz
Tras trabajar en una compañía telefónica, Pelizzatti adquirió la bodega primero en Agrelo, luego compró unos viñedos en Paraje Altamira y hace poco en Gualtallary, (las tres zonas HIPER top de argentina, a mi entender). 

Otras bodegas que trabajan con filosofía biodinámica son Alpamanta, Krontiras, Escorihuela, Finca Dinamia, Ernesto Catena Vineyards y la bodega del agrónomo Mario Toso con Luna Austral Wines.

LOS VINOS CHAKANA
La bodega presentó las últimas cosechas, los nuevos vinos biodinámicos y el espumoso Ayni que sacó 92 puntos Atkin sin salir aún al mercado. 

Voy a detenerme en algunos de ellos: el Red Blend de 70 malbec, 25 cabernet y 5 cabernet franc, con paso por barrica de segundo uso. El blend se conforma de uvas de Gualtallary y Paraje Altamira, y realmente logra un equilibrio sensacional y una fuerza y complejidad extraordinarios. Además es un vino que refleja muy bien la tiza y el grafito, todas notas minerales y de caliche de la zona. Excelente, 9.5 Bartons.


Foto: Mariana Bergutz 
El blanco biodinámico de Agrelo, de 40 Chardonnay, 20 Sauvignon Blanc y 20 Viognier me resultó sorprendente, muy muy bueno. 8.3 Bartons.
El espumoso Nature de Pinot Noir que pasó 14 meses en borras, es muy delicado y está muy bien logrado, 9 Bartons.


La joya imperdible de la bodega, que realmente me dejó consternada fue el AYNI GRAVAS DE CHAKANA. Se seleccionan uvas de unas pocas hileras de Paraje Altamira y queda este increíble vino compuesto por 97% Malbec, 3% Cabernet Franc. Es una versión "de parcela" de su otro vino Ayni, una edición hiper limitada producida en aquellos sectores de la finca que carecen completamente de suelo, donde las vides crecen entre las rocas con un perfil super calcáreo.  

Es un vino intenso, concentrado, con un gran equilibrio entre sus taninos redondos, buena acidez y alcohol. Aparece la fruta negra en boca como la grosella y toques especiados a pimienta y bien mineral. El final es largo y el retrogusto frutal. Es un vino realmente refinado, de muy buena hechura, con taninos de grano fino y mucha fruta. Es un fiel exponente del Paraje Altamira, uno de los mejores de la zona, afirmo en este post. 9.8 Bartons.

Felicitaciones Chakana, gente con carácter, tierra con carácter, vinos de carácter.

Silvia Ramos de Barton
Directora
Twitter: @SilBarton

No hay comentarios: